cabeza articulo
10 de septiembre de 2015

“Queremos que quienes ejercen el Trabajo Sexual cuenten con una vía de reclamo que les brinde contención"

Fueron las palabras de la Secretaria General de AMMAR, Georgina Orellano, al inicio del evento en el que se presentó la Línea Roja 0810-999-0763 para denunciar situaciones de violencia institucional a nivel nacional.

La Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR) lanzó oficialmente la línea 0810-999-0763 para denunciar situaciones de Violencia Institucional contra Trabajadoras/es Sexuales a nivel nacional y brindarles contención. Además, presentó el Observatorio de Violencia Institucional hacia el Trabajo Sexual (OVITS).

En el evento participaron como panelistas María Rachid, Legisladora Porteña; Flavia Massenzio, Coordinadora de la Defensoría LGBT; Claudio Marin, Secretario Adjunto del Sindicato telefónico FOETRA; Victorio Paulón, Secretario de DDHH CTA Nacional; Cecilia Varela, Antropóloga del Instituto Gino Germani; Deborah Daich, Antropóloga del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la UBA; y Georgina Orellano, Secretaria General Ammar Nacional. La conducción estuvo a cargo de Srta Bimbo de Radio Nacional.

JPEG

Al iniciar el panel, Georgina Orellano, Secretaria General de Ammar Nacional, declaró: “Las Trabajadoras Sexuales existimos y la violencia hacia nosotras también. Es una realidad que no se puede desconocer. A nuestra organización llegan muchas denuncias de compañeras por violencia institucional ejercida por parte la policía y operadores judiciales. Por esta razón, hoy presentamos dos iniciativas que buscan registrar estas vulneraciones, recuperar las voz de las Trabajadoras Sexuales y empoderarlas”, y agregó: “Elegimos el Trabajo Sexual como un proyecto laboral, pero no queremos seguir siendo estigmatizadas. Buscamos que se instale en agenda la violencia institucional hacia Trabajadoras Sexuales y que se implementen políticas públicas que la contrarresten”.

JPEG

El propósito de los proyectos presentados por Ammar es generar datos estadísticos y empíricos sobre la violencia hacia Trabajadoras Sexuales por parte de la policía y las agencias que ejecutan las políticas antitrata. De igual forma, busca consolidar la información recibida para contribuir a la defensa de los derechos de las Trabajadoras Sexuales y a la generación de políticas públicas encaminadas a garantizar condiciones dignas para el ejercicio de su trabajo.

JPEG

La persecución hacia las Trabajadoras Sexuales desde las fuerzas de seguridad, la administración pública y la sociedad ha sido histórica y casi permanente. Los motivos por los cuales no se les reconocen derechos a las Trabajadoras Sexuales son la hipocresía y la voluntad que tienen algunos sectores de imponer sus concepciones morales sobre la sexualidad y el ejercicio de la misma en general, especialmente la de las mujeres”, declaró María Rachid, Legisladora Porteña.

La Línea Roja será atendida por Trabajadoras Sexuales afiliadas a Ammar, capacitadas para recibir las denuncias, brindar contención y asesoría desde una perspectiva de género y hacer seguimiento a los casos, que derivarán al Programa de Género del Ministerio Público de a Defensa de la Ciudad de Buenos Aires, coordinado por Josefina Fernández.

JPEG

Al respecto, el Secretario de DDHH CTA Nacional, Victorio Paulón sostuvo: “La Línea Roja es no solo un paso más en la lucha de las Trabajadoras Sexuales sino un triunfo para la CTA, todo aquello que signifique constituir una herramienta para frenar los niveles de violencia que se viven en esta sociedad son batallas de fondo”.

JPEG

Por su parte, el Secretario Adjunto de FOETRA, Claudio Marín agregó: “Todos los sindicatos tenemos un cuerpo normativo que nos ayuda y nos defiende en una situación de desigualdad con la patronal. En el caso de Ammar es mucho más difícil, porque se presentan situaciones de clandestinidad”, y concluyó: “celebro el 0800, apoyamos lo que sea necesario en forma concreta, con los fondos para que esto pueda salir y adquirir masividad”.

El observatorio de Violencia Institucional hacia el Trabajo Sexual estará integrado por un equipo multidisciplinario de AMMAR asesorado por las antropólogas Cecilia Varela del Instituto Gino Germani y Deborah Daich del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la UBA. Ambas han investigado desde 2012 los impactos de las políticas antitrata y las dinámicas del Trabajo Sexual desde la perspectiva de las meretrices.

JPEG

Celebro esta iniciativa porque nos va a generar una serie de datos y va a permitir denunciar estos casos a los que hemos podido ponerles el nombre de Violencia Institucional. Es una apuesta que tiene muchas virtudes, fundamentalmente dos, en primer lugar que es una iniciativa militante que articula con otras organizaciones, y segundo, que no es solamente una herramienta de denuncia, sino de promoción de derechos”, expresó la antropóloga Deborah Daich.

JPEG

Sobre el mismo punto, la investigadora Cecilia Varela añadió: “Cuando leí las frases de los señaladores, recordé mil historias que escuchamos durante nuestro trabajo de campo con las compañeras de Ammar, pero no habíamos podido ponerles en la experiencia militante que comparto con la Organización, la palabra violencia. Hoy podemos decir que son violencia y nombrarlas de esa manera, lo que representa una vía para desnaturalizarlas y poder trazar responsabilidades políticas al respecto”.

Durante la actividad se entregaron señaladores con información de la Línea y frases alusivas a los tipos de Violencia Institucional que pueden sufrir las Trabajadoras Sexuales. En los mismos se destacaba: “que allanen tu departamento sin orden judicial es Violencia”, “que no te escuchen y te consideren víctima de trata es Violencia”, “que te cobren coimas para trabajar es Violencia”, “que te digan que ejercer el Trabajo Sexual es un delito es Violencia”.

JPEG

La Asociación viene desarrollando y trabajando en articulaciones para seguir construyendo herramientas que le permitan a las Trabajadoras Sexuales tener dónde acudir y asesorarse sobre qué hacer en caso de sufrir Violencia Institucional. En este sentido, AMMAR junto con la Defensoría LGBT están elaborando distintos instrumentales para promocionar la Línea y el Observatorio, y orientar a las Trabajadoras Sexuales en caso de vulneración de derechos si trabajan en la vía pública, en bares, boliches o en departamentos privados.

JPEG

La Coordinadora de la Defensoría LGBT, Flavia Massenzio, enfatizó: “Me considero una aliada de Ammar porque siempre vamos a estar del lado de la lucha de los trabajadores y las trabajadoras. No puede existir un movimiento de lucha que proclame la defensa de los DDHH si no trabaja contra la Violencia Institucional. Ese debería ser el eje transversal para que todos trabajemos codo a codo”.

La actividad contó además con la adhesión de algunos artistas, líderes políticos y representantes de organismos multilaterales que no pudieron asistir por compromisos pactados previamente. Entre ellos, Marcelo E. Vila, Asesor Subregional para el Cono Sur de la Unidad de VIH, Hepatitis, Tuberculosis e Infecciones de Transmisión Sexual de la OPS/OMS; Pablo Ferreyra, Legislador Porteño, Presidente de la Comisión de Seguimiento y Prevención de la Violencia Institucional; Malena Pichot, actriz y libretista y Elena Reynaga, Secretaria Ejecutiva de la RedTraSex.

JPEG

Entre los asistentes participaron compañerxs de la CTA, la Federación Argentina LGBT, La Fulana, ATTTA, Rock and Vida, la Fundación Huesped, periodistas de distintos medios. académicos/as, representantes de Instituciones gubernamentales y Trabajadoras Sexuales afiliadas a AMMAR y a la RedTraSex.

JPEG

En Argentina el Trabajo Sexual no es ilegal pero los lugares donde se ejerce están criminalizados. En 19 provincias continúan vigentes artículos contravencionales que llevan presas hasta por 30 días a las trabajadoras sexuales que ejercen en la vía pública. En distintos municipios están prohibidos los cabarets y las whiskerías y los departamentos privados de Trabajadoras Sexuales Autónomas son allanados por los operadores estatales de las dependencias antitrata.

El limbo normativo del Trabajo Sexual en el país incide en la vulneración de derechos hacia las Trabajadoras Sexuales. En este marco, la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR) reclama por una regulación que garantice los derechos laborales de las personas que ejercen el trabajo sexual. Además, pide una Ley que regule el Trabajo Sexual Autónomo y proteja su ejercicio.

JPEG

JPEG

JPEG

JPEG

Galeria de imagenes

Secretaría General

Piedras 1065 / C1070AAU / Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina / Tel.: +54 11 4361 0092 / Correo electrónico: nacional@ammar.org.ar