cabeza articulo
31 Encuentro Nacional de Mujeres
14 de octubre de 2016

“El taller nos permitió legitimar nuestras voces”

Este año las Trabajadoras Sexuales tuvieron un taller propio en el Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó el 8, 9 y 10 de octubre en Rosario. Muchas fueron por primera vez y aquí nos cuentan su experiencia.

JPEG
Mariana, Trabajadora Sexual de Santiago del Estero

“Fui por primera vez al Encuentro Nacional de Mujeres. Hace 10 años milito en Ammar y nunca había participado en el Encuentro porque no me sentía representada. Sentía que no podía hablar en primera persona. Participar fue muy fructífero para mí y encontrarme con mis pares me renovó las energías. Tenía la expectativa de que se escuche mi voz y hacerle ver a otras mujeres que nosotras también necesitamos derechos. Pensé que me iba a encontrar con mujeres que me tratarían mal pero me encontré con mujeres que querían conocer nuestra realidad y por eso respondí a todas las preguntas que me hicieron para borrar los mitos que tienen hacia las Trabajadoras Sexuales.

Coordinar por primera vez un taller fue lo más no solo porque pudimos contar nuestra realidad sino porque todo se hizo en un marco de respeto. El taller nos permitió legitimar nuestras voces. Participar de la marcha y gritarle a la yuta en la cara que ellos asesinaron a nuestra compañera Sandra Cabrera me hizo erizar la piel, también saber que otras mujeres se fueron con otros pensamientos hacia nosotras me emocionó un montón y ver a tantas compañeras acompañando a las putas me hizo muy feliz. Vamos con las putas, nunca con la yuta.”

JPEG
Nadia, Trabajadora Sexual de Capital Federal

“Fue la primera vez que asistí al Encuentro Nacional de Mujeres. Fui con una idea totalmente distinta de la que regresé. Particularmente, elegí participar e intervenir en el taller de "Mujeres trabajadoras sexuales", ya que hacía falta un lugar donde las putas pudiéramos hablar en primera persona sobre nuestras experiencias y problemáticas, y donde principalmente el debate no se enfocara en si el trabajo sexual es trabajo, si es una elección o si se hace por necesidad (sumado a que cualquier trabajo se ejerce por esto último).

El intercambio que se dio me sorprendió muchísimo, dado que estaba preparada para enfrentarme a las clásicas chicanas, que si bien aparecieron en el taller, fueron minoría, y lo que sobresalió fue el interés de cientos de mujeres por escuchar qué es lo que tenían las putas para decir, despejar dudas, o mismo que muchas hayan ido sin una postura muy formada o clara y que el taller les haya servido para regresar con mucho para pensar y construir. Tuvimos que dar el taller en seis aulas simultáneas y muchas personas quedaron afuera.”

JPEG
Mónica, Trabajadora Sexual de San Juan

“Fue la primera vez que participé. Nunca había ido. Fue una experiencia muy linda. Los talleres superaron mi expectativa y no me esperaba que fuéramos tantas. La marcha también fue una gran vivencia. Para mí los talleres fueron muy buenos. Más allá de que se puso un poco denso, fueron pequeños momentos que pasaron muy rápido. Mucha gente tenía otra idea y otra mentalidad sobre lo que es el Trabajo Sexual y creo que es muy bueno hacerlo para que la gente se vaya sacando todas las dudas y empiecen a apoyar un poco más nuestra lucha. Sobre los talleres creo que es la mejor manera de informar a la gente de lo que hacemos, por qué lo hacemos y qué es lo que pensamos de nuestra labor.

Temía que hubiera mujeres que fueran hostiles, que nos faltaran el respeto y me encontré con una diversidad de compañeras que piensan muy diferente y no están en contra de lo que hacemos. Mucha gente quiere apoyar nuestra lucha. A mí en los talleres, como en cinco o seis ocasiones, me preguntaron las compañeras cómo apoyarnos. No eran trabajadoras sexuales pero querían participar de nuestra lucha y eso me pareció muy importante también. Seguiré participando siempre.”

JPEG
Georgina, Trabajadora Sexual de Capital Federal

“Después de haber logrado la apertura del taller Mujeres Trabajadoras Sexuales justo en un lugar tan simbólico como Rosario, la ciudad donde asesinaron a nuestra compañera Sandra Cabrera meses después de que coordinara el primer taller de mujer y trabajo sexual en un ENM, llegamos con muchas expectativas. Históricamente, en los Encuentros cuando se da la discusión sobre la prostitución nos encontramos con espacios muy hostiles, espacios donde no se escucha nuestra palabra, donde nos quieren interponer con sus argumentos e ideologías abolicionistas y prohibicionistas, son espacios un poco violentos.

Nos encontramos con la sorpresa de que en este Encuentro hubo un espacio de escucha, de respeto, donde se acercaron muchísimas más mujeres de las que nosotras esperábamos, donde tuvimos que habilitar seis aulas cuando solo teníamos que habilitar dos. En un momento se nos sobrepasó la capacidad de las aulas y lo que nos sorprendió es que había muchas chicas jóvenes que se acercaron con un montón de dudas, pero lo más importante es que se acercaron con una muy buena predisposición a escuchar nuestras voces. Destaco que las compañeras que participaron por primera vez se llevaron una buena experiencia, se unió mucho más el grupo.”

JPEG
Dani, Trabajadora Sexual de Río Negro

“A mí el Encuentro me abrió los ojos y de ahí ya no lo puedo ver de otra manera: esto no es una causa que me incluye solamente a mí sino que influye la vida de otras mujeres también. Por eso alzo mi voz, porque me parece que es muy importante defender el derecho de poder decidir sobre nuestros cuerpos. Cada una de la manera que quiera. En el intercambio con las otras mujeres me di cuenta que cada una puede trabajar de distintas formas y es importante sistematizar esas experiencias. Me parece que me abrió mucho la cabeza con respecto a los juicios de valor que podamos llegar a tener entre nosotras.

En la marcha dejamos algunos grafitis porque siempre fueron las formas de comunicarse de las minorías o de los grupos acallados. Para mí fue un acto liberador, casi de psicomagia, andar con un grupo como las putas, minoritario y tan estigmatizado durante tantos años, andar con un grupo de putas en tetas sosteniendo un cartel de una Trabajadora Sexual asesinada. Es como hacer un seminario o un curso, es toda una información emocional. Es verdad cuando dicen que del Encuentro Nacional ninguna mujer vuelve igual. Yo no puedo volver igual. Cuando regresé a mi ciudad y fui a trabajar llevé mi riñonera con uno de los pins que decía Trabajo Sexual es Trabajo y eso para mí es como uno de los pasos grandes. Llegué llena de orgullo por estar ahí. Llegué recontenta, conmovida.”


Anita, Trabajadora Sexual de Capital Federal

“Este es mi segundo ENM pero es el primero en el que me reconozco como trabajadora sexual. Fue realmente liberador. Me pareció poderoso que podamos hablar en primera persona dado el gran desconocimiento y prejuicios que hay en torno a nuestro trabajo. Me pareció superador ver a otras mujeres creando conciencia sobre la urgencia de regular el trabajo sexual dejando de lado algunas diferencias que dividen al movimiento feminista y que se enfocan en si es o no trabajo.

Me emocionó y empoderó infinitamente ver a compañeras diciendo por primera vez: acá estamos y nadie nos va invisibilizar nunca más. Fue maravilloso mostrar que somos sujetos de derechos, con ideales políticos y sociales. Decir ser puta es ya un acto político.”
JPEG

Producción: Alexandra Sánchez
Fotos: Lourdes Torres

Galeria de imagenes

Secretaría General

Piedras 1065 / C1070AAU / Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina / Tel.: +54 11 4361 0092 / Correo electrónico: nacional@ammar.org.ar