cabeza articulo
16 de noviembre de 2016

CARTA ABIERTA A LA MARCHA DE LAS PUTAS ARGENTINA

El 19 de noviembre se realizará en Buenos Aires la Marcha de las "Putas". Las Trabajadoras Sexuales argentinas compartimos una carta abierta dirigida a las organizadoras y las mujeres que participan en esta movilización.

Es común escuchar la palabra puta como insulto, como ofensa a la libertad y a la autonomía de nuestros cuerpos. Para nosotras ya no es un agravio. Reconocernos Putas y reivindicar nuestros derechos hace parte de nuestra lucha por una sociedad en la que no nos estigmaticen ni nos discriminen, una sociedad en la que Puta no sea un insulto. Un mundo en el que por ser Putas no nos quemen en la hoguera, no nos apedreen y no nos persigan.

“Las mujeres deberían dejar de vestirse como putas para evitar violaciones”, dijo el policía Michael Sanguinetti en la Facultad de Derecho de Osgoode Hall en Toronto, Canadá. Como repudio a estas declaraciones, a la violencia machista y a las desigualdades de género, en abril de 2011, Sonya Barnett y Heather Jarvis organizaron la primera “Slutwalk” o “Marcha de las Putas”. La movilización se replicó en distintos países de Latinoamérica, uno de ellos Argentina. La diferencia es que en Argentina, con relación a países como Ecuador, Uruguay y Brasil, la “Marcha de las Putas” no incluyó las voces de las verdaderas Putas, las que cobramos, las que enfrentamos el estigma paradas en la esquina.

Fue la discriminación hacia las Trabajadoras Sexuales lo que convirtió la palabra Puta en insulto. Puta es la mujer que se salio de las normas y cobra por lo que históricamente nos enseñaron a dar gratis. Lo paradójico es que en nuestro país las compañeras que marchan bajo este nombre no defienden los derechos de las verdaderas putas. Si se reivindican Putas por ser símbolo de libertad y autonomía, una de sus consignas debería ser el reconocimiento de derechos para las Trabajadoras Sexuales ¿En serio creen posible hacer la revolución y revertir el estigma excluyendo a las Putas? Un colectivo históricamente marginado, perseguido y hostigado.

Las Putas, las putas que cobramos, les pedimos que se busquen otro nombre, otra identidad y que no se apropien de la nuestra si no les interesa visibilizar la lucha y las demandas de nuestro sector. En el país existe un sinnúmero de normativas que penalizan nuestra labor, vulneran nuestros derechos y nos obligan día a día a ejercer en lugares más clandestinos. La violencia institucional hace parte de nuestra cotidianidad. La policía nos persigue, nos coimea. El Estado no nos reconoce y compañeras que se autodenominan Putas nos invisibilizan.

Las Putas tenemos voz, estamos empoderadas, organizadas y exigimos que nuestras voces estén presentes.

Nada sobre las Putas sin las Putas!

Foto: @Emergente

Secretaría General

Piedras 1065 / C1070AAU / Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina / Tel.: +54 11 4361 0092 / Correo electrónico: nacional@ammar.org.ar